viernes, diciembre 09, 2016

Argentina: crimen, dinero, poder político, las tres patas de la corrupción

Julio Carreras
Publicado en la 
Revista Probidad
USA - Panamá
Edición Catorce
mayo-junio/2001
http://www.revistaprobidad.info/014/index.html



Un conspicuo financista fue asesinado por la mafia argentina. Pertenecía a los relucientes ámbitos del jet set lavador de dinero, integrado por estrellas de la farándula, políticos, grandes empresarios. Por sus confesiones póstumas se constató que los métodos del tráfico de drogas, movimientos de fondos en negro, ventas clandestinas de armas, parecen estar alcanzando un nivel que pone a la Argentina a la vanguardia en estos temas. Ello debido a las altas tecnologías financieras de las que este país dispone. La corrupción en todas las áreas de la sociedad constituye el carozo de esta fruta apetitosa para los delincuentes internacionales. El senado estadounidense publicó un preocupado informe sobre actividades ilegales con participación pública en la Argentina. Omite decir que los poderosos países del Norte cargan una gran responsabilidad, por haber auspiciado en su momento a sangrientas dictaduras, contribuyendo a originar un sistema de corrupción institucionalizada, que permanece, aún con regímenes democráticos.

Según la policía, el asesino de Perel debió ser alguno de sus amigos. De otra forma no se explica que hubiera cenado con ellos, luego rociara su rostro y el de la esposa con un líquido somnífero, y los colocara después en la cama para eliminarlos con un balazo en la nuca a cada uno. Lo que se dice un trabajo profesional.
Es que Perel se manejaba sólo con profesionales. Uno de los párrafos de sus desesperados apuntes, rescatado de la memoria oculta de su notebook, dice: "Carlos Doglioli estuvo en la SIDE (1) hasta dejar oficialmente su cargo como director de Contrainteligencia... (pero) ...siguió en la SIDE extraoficialmente, cobrando en negro y actuando en la parte clandestina de esa secretaría, a las órdenes directas de Hugo Anzorreguy (2)".
Perel tiene bastante conciencia de la peligrosidad de sus amigos. Por eso escribe: "El tema que sigue es muy pesado. Probablemente sólo se pueda manejar desde el exterior del país.(3)" Escribe con la ilusión de salvar a su familia, unos días antes del desastre de sus relaciones con la mafia para la que trabaja. Su apego a una vida rumbosa, llena de privilegios y comodidades, sumado a los compromisos económicos que había asumido, más el stress propio de quien se presiente la próxima presa de una jauría cebada, lo inducen a subestimar a sus futuros asesinos. Probablemente son los que quitaron de en medio al poderosísimo Yabrán, o quizá hasta al mismísimo hijo del presidente, como terminó reconociendo hace poco el propio Carlos Menem.

¿Quién era Perel?

"El financista era director de tecnologías financieras de AntFactory, empresa dedicada a negocios de internet con capitales del Citibank" informa el diario Clarín (4) Y más abajo: "Otros datos... indicarían que Perel... realizaba fraude fiscal para empresas... (además) ...tenía vínculos con el lavado de dinero, servicios de inteligencia, extorsiones y venta de sistemas de seguridad..." (5).
Los expertos de la policía bonaerense lograron recuperar un largo texto donde el delincuente asesinado narra detalles de sus conexiones políticas y económicas, con el propósito de proteger a su esposa, dándole elementos para protegerse. "Esta información pierde valor si se publica", advierte.
Quizá por eso el gobierno de la provincia de Buenos Aires lo dio a conocer en conferencia de prensa. Fue patético escuchar por televisión al representante de la Justicia bonaerense advirtiendo que la razón por la cual se difundían ante el periodismo los archivos de Perel... era por el temor de que esa documentación se "perdiera" si era entregada directamente a la Justicia Federal... ¡un juez que no confía en la Justicia de su propia Nación!... Sólo eso, pinta con claridad la situación institucional de la Argentina de hoy, en referencia a la corrupción.

Argentina en la lista

La investigación de un equipo del senado estadounidense lanzó el tema lavado de dinero en la Argentina al centro de la atención mundial por unos días. Narcotráfico, evasión fiscal y corrupción política asomaron sus orejas nuevamente tras las revelaciones norteamericanas y una causa judicial impulsada localmente por la diputada Elisa Carrió.
Uno de los aspectos inquietantes de esta cuestión es que los protagonistas de estas acciones no son solamente "cuevas financieras" ilegales, sino grandes bancos internacionales, hombres vinculados con el gobierno e importantes empresas.
La SIDE, organismo vinculado a la represión, secuestros y torturas durante las dictaduras militares, parece haber ocupado durante los gobiernos constitucionales un rol importante en esta siniestra red montada hoy, al parecer casi oficialmente. Fernando Santibáñez, banquero que fuese su penúltimo jefe, se convirtió en impresentable para su amigo el presidente De la Rúa, debido a la acusación de haber manejado ocho millones de dólares destinados a coimear a los senadores, para que votasen una ley que interesaba mucho al gobierno y a los grandes financistas nacionales e internacionales.

Las principales fuentes del dinero que se lava en Argentina provienen del narcotráfico, el tráfico ilegal de armas y la corrupción. El método más usado en la actualidad es el de transferencias de fondos a alta velocidad de una cuenta a otra desde sucursales bancarias, por medio de internet u operaciones electrónicas. Ello dificulta mucho la tarea de los controladores fiscales. Para tener una idea: la Sociedad Mundial de Telecomunicaciones Financieras (SWIFT) interbancarias maneja unas 220 mil transferencias por día, por montos desconocidos.
Perel mismo nos ilustra acerca del método. Vale la pena transcribir un extenso párrafo de su confesión póstuma:
"El banco de Buenos Aires (Banco Mercurio) le abre caja ilegalmente todos los días a IBU, que a su vez lo hace por cuenta propia o de ABT. El banco de Buenos Aires recibe y entrega dinero a través de la caja de Gustavo Geada, en operaciones que no quedan registradas en Banco Mercurio. Varias computadoras de Buenos Aires tienen acceso directo al sistema de computación de Uruguay, donde están las cuentas. El Banco de Buenos Aires esta unido por un canal de 64 kbits que sirve para comunicaciones de voz y transmisión de datos con el Uruguay. Este canal primero era un circuito arrendado a 4 hilos, después fue un canal satelital, y ahora es un servicio de Telintar que va por la fibra óptica.
"El sistema de seguridad lo maneja Tomas Meich (Gte. De Sistemas), y cuando cualquiera de las personas toca una determinada tecla, automáticamente se desconecta la conexión con Uruguay y desde aquí no se ve nada de la información de allí. Para entrar a Uruguay hace falta una serie de passwords. Los que tienen password que yo conozco son Eduardo Sciaky, José Iglesias, Beba, Susana Zapatero, Jorge Mercurio, Claudia Flomembaum, el propio Meich. Los que pueden desconectar son un montón, así que nunca un allanamiento puede tener éxito.
"Todo el dinero que entra o sale durante el día, es contabilizado partida por partida en forma individual desde Buenos Aires directamente en la terminal, sin que queden papeles de este lado, actuando la terminal sobre el computador de Uruguay. Al final del día queda una cantidad de dinero en la caja, dependiendo si en el balance del día hubo más entradas que salidas o viceversa. Todos los días se hacen operaciones como compraventa de títulos públicos, para alguna de las holdings uruguayas que maneja Juan Pedro Damiani. Juan Pedro viene a la Argentina 2 días de cada semana como mínimo. Siempre se aloja en el Claridge. Cada vez que viene pasa por el Banco y firma por la holding que se trate todas las constancias.
"O sea que una operación blanca de una holding uruguaya, resume en un globo toda la operatoria negra de cada día, que se pasó pero desarmado el globo, por el canal de transmisión de datos como una operación on-line desde Buenos Aires sobre la computadora uruguaya.
"Se usan muchas holdings diferentes. Se las cambia todo el tiempo. Lo que no se cambia es que están hechas y controladas por Juan Pedro Damiani, y que siempre tienen un montón de operaciones (todas supuestas y no reales), de haber movido títulos públicos por cantidades millonarias para poder así justificar lo que hacen.
"Algunas de las holding que más se usaron en los últimos tiempos son Transaction, North Capital o Capitol, y las sociedades cuyo número de cuenta en IBU son 4432, 3230, 4600 entre otras. Daniela tiene un diskette con todos los números de cuenta de IBU en Uruguay, y a quien corresponde cada una. Lo tiene escondido y lo lleva y lo trae. Lo debe esconder en alguno de los escondites que mencione antes. Casi todos firman con una firma falsa que dice Roberto Menahem. Mercurio, Claudia Flomembaum, los Benadon, todos tienen firmas falsas registradas con nombres falsos en IBU y en ABT".

Mercados salvajes

La magnitud alcanzada por el manejo ilegal de dinero está produciendo delicadas consecuencias macroeconómicas, como cambios en la demanda monetaria, riesgos para la estabilidad de los bancos, efectos contaminantes en las transacciones financieras legales y creciente volatilidad de flujos internacionales de capital y tasas de cambio, debido a las transferencias imprevistas de activos entre países. Según el GAFI (Grupo de Acción Financiera de la OCDE) "los posibles costos políticos y sociales del lavado de dinero, si no se controla o si se maneja inefectivamente, son serios. El crimen organizado puede infiltrar las instituciones financieras, adquirir control de grandes sectores a través de las inversiones u ofrecer sobornos a funcionarios públicos y también a gobiernos. La influencia económica y política de las organizaciones criminales puede debilitar el tejido social, los estándares éticos colectivos y, finalmente, las instituciones democráticas de la sociedad".
Esta cultura del crimen corroe la idiosincracia de la sociedad. De un modo exteriormente invisible, va imponiendo nuevos códigos y formas de relacionarse entre las personas. Y la corrupción, condenada por nuestros abuelos hace apenas cuarenta o cincuenta años atrás, ha ido infiltrándose en las mentes de los argentinos hasta haberse convertido hoy casi en una costumbre social. Dicta formas de vida y objetivos a cumplir para ser socialmente "exitoso".
Esta pseudoideología hace presa aquí particularmente de los jóvenes. Por detrás de su apariencia sigilosa y pacífica, acecha la violencia intrínseca del narcotráfico y las otras actividades criminales que le dan origen: en los últimos años, los argentinos vivieron los supuestos suicidios del brigadier Rodolfo Etchegoyen (caso Aduanas, 1990), Marcelo Cattáneo (IBM-Banco Nación), Alfredo Yabrán (Caso Cabezas) y las dudosas muertes del hijo del presidente Menem y el matrimonio Perel, entre otras.
Es que, como dice Manuel Castells, "cuando no hay regulación y control por parte de la fuerza legítima del Estado, se impone el control despiadado de las fuerzas ilegítimas de grupos privados violentos. Los mercados sin restricciones equivalen a sociedades salvajes".

Amigos del poder

"Un taiwanés con ciudadanía argentina regenteaba un restaurante y una empresa de comercio exterior y figuraba haciendo vuelos transpolares semanales y comprando un edificio por un millón de dólares. Reiteradas inspecciones verificaron que el restaurante era muy poco concurrido y no podía justificar los abultados ingresos por ventas. También se corroboró que el edificio comprado en un millón de dólares fue vendido en 19 millones.
"Estudiando la operación inmobiliaria se descubrió que el millón de dólares con que se había comprado el edificio provenía de un crédito de una compañía panameña perteneciente al empresario comprador. También se detectó que los viajes transpolares del taiwanés culminaban en un país del este asiático y que en sus transacciones de comercio exterior participaba un despachante de aduana sospechado de haber intentado exportar a Bolivia químicos utilizados para la fabricación de cocaína. El caso no pudo concluir porque el sospechoso y sus socios se fueron de la Argentina luego de haber denunciado que un oportuno incendio había destruido la documentación de sus empresas".
La narración anterior fue tomada de una ponencia presentada por el especialista de la AFIP (organismo impositivo argentino), en sus últimas Jornadas sobre Lavado de Dinero efectuadas en Buenos Aires. Devela uno de los tantos casos de posible lavado sin resolver, en la Argentina, tierra donde toda investigación importante parece destinada a diluirse finalmente entre las sombras.
Uno de los sospechosos conspicuos en el informe del senado de EEUU es el banco república, liquidado en 1999 y propiedad de Raúl Moneta, quien llegara a ser llamado "el banquero de Menem". El banco de Moneta tenía como corresponsal de negocios al Citibank, la misma institución que posibilitó el traslado de millones de dólares desde México hacia el exterior por Carlos Salinas de Gortari. El banco de Moneta habría lavado además dinero de las coimas por las privatizaciones argentinas.
Otra entidad denunciada es Mercado Abierto, una financiera con sede en las Islas Cayman y que pertenece a Aldo Ducler, ex funcionario de la última dictadura militar argentina, asesor del ex gobernador de Tucumán y actual senador "Palito" Ortega (a su vez cantante y amigo del difunto Frank Sinatra) (6). El financista Ducler ostenta además en su colección de funciones políticas la de jefe de campaña electoral del candidato a presidente en las últimas elecciones por el partido Justicialista, y ex gobernador de la poderosa provincia de Buenos Aires, Eduardo Duhalde.
Una de las primeras consecuencias visibles de las denuncias por lavado de dinero en la Argentina fue el "congelamiento" de la funcionaria del Banco Central Alicia López, quien según los expertos norteamericanos "es quien más sabe en la Argentina de cómo detectar las maniobras financieras de lavado". Según un artículo de la revista 3 puntos "López, con un puñado de sabuesos, había detectado también maniobras financieras en muchos otros casos resonantes (BCCI, IBM-Banco Nación, IBM-DGI, venta de armas, entre otros). Pero el informe sobre el Caso Moneta disparó un terremoto. Pou (presidente del Banco Central) -a quien muchos acusan de haber trabado la investigación sobre Moneta- ahora dice que no le reconoce ningún mérito. Nadie sabe donde está ahora (Alicia) López -dicen que gozan de licencia- pero muchos temen por su vida". (7)


Recetas para un buen lavado

En la Argentina, entre las formas más comunes de lavar dinero ilegal, ocupa el primer puesto la de establecer empresas cuyos ingresos son difíciles de estimar, como hoteles, compañías de transporte, correos privados o videoclubes. El reingreso de fondos suele hacerse en la forma de un autopréstamo, por el cual un agente local recibe parte de su propio dinero desde un "paraíso fiscal", lo que, a su vez, le permite remitir al exterior nuevas sumas como pago de intereses.
También es frecuente hacer pasar al dinero mal habido como fruto de ganancias de juego, con el siguiente procedimiento: en un casino, se compran fichas con dinero sucio. Luego se cambian las fichas solicitando un cheque oficial. Estos fondos pasan por dinero ganado en el juego, que no está sujeto a impuestos.
El juego es, además, un negocio en el que participan preferente y activamente los lavadores de dinero. Según la Cámara de Agentes Oficiales de Lotería, "sólo en la Capital Federal (Buenos Aires) se mueven no menos de 600 millones de pesos anuales". El juego clandestino es considerado una industria floreciente y no podría funcionar sin la complicidad de funcionarios públicos. Según reconoció un juez local ante el diario Clarín "acá se juegan millones de dólares anuales y detrás de esto hay organizaciones que se dedican al lavado de dinero, que emplean mucha gente".
Otros tipos de negocios, como inmobiliarias, cadenas de supermercados con inmensas sucursales en pequeños pueblos argentinos, donde no se justificaría rentabilidad alguna aparentemente, casas de cambio, etcétera, pueden servir para la única función de hacer circular el dinero proveniente del narcotráfico o la venta ilegal de armas entre otros delitos.
Dos de los principales carteles de drogas operan casi abiertamente en la Argentina, según información policial: el de Medellín (Colombia) y el de Juárez (México). El primero inició su presencia "oficial" al radicarse aquí Henao Vallejos, viuda de Pablo Escobar Gaviría. Junto a su hijo, habitan un lujoso aposento en la zona residencial de Buenos Aires. A poco de llegar invirtió dos millones de dólares en diferentes "negocios". La mujer, hoy detenida, dijo a la prensa que "tenía el apoyo y la cobertura legal del gobierno de Carlos Menem".
Como corroborando estas afirmaciones, se descubrió que Galestar, la sociedad inversora de la viuda de Escobar en la Argentina, fue creada en Uruguay por el mismo estudio que Ondisur, la sociedad propietaria de la casa donde vive Carlos Menem en Buenos Aires.
Por su parte, Nicolás Di Tullio fue recientemente detenido acusado de estar lavando dinero del cartel de Juárez, a través de negocios inmobiliarios que superarían los 17 millones de dólares.

Crimen, corrupción, disolución social

Son tan numerosos los ejemplos de corrupción en la sociedad argentina, y esta abarca tantas áreas, que no alcanzaría un libro de 2000 páginas para esbozarlos.
¿Cómo es posible que la sociedad que a principios del siglo XX se perfilaba como uno de los países más pujantes del mundo haya caído en tala marasmo institucional?...
Mal que les pese a nuestros hoy alarmados fiscales estadounidenses, su país, junto a los otrora imperialistas ingleses, tienen una cuota altísima de culpa en esta degradación. Pues todo intento de desarrollo político independiente de la Argentina fue boicoteado por los países del norte, a través de acciones abiertas como encubiertas.
El origen cercano de la mayor decadencia argentina, la sangrienta dictadura militar conducida por el general Videla (ejército) Massera (marina) y Agosti (aeronáutica), preparó las condiciones para que nuestro país fuese exactamente lo que es hoy: un "mercado" abierto al manejo discrecional y totalitario de los grandes capitales financieros nacionales e internacionales.
Los mismos políticos que acusados de corrupción e inhabilidad fueron desalojados del poder por los militares, volvieron luego del fracaso de la Guerra de las Malvinas, que enajenó el apoyo de las potencias occidentales, del que hasta entonces gozaba la dictadura ilegítima .
La condición para permitirles disfrutar de la cuota de participación desproporcionada en los recursos financieros de la nación de que gozan hoy estos políticos, fue, sin embargo, aceptar a rajatabla el sistema económico impuesto por esa dictadura militar. Esto es notable en la Argentina de un modo obsceno, por cuanto los mismos funcionarios de la dictadura sangrienta continuaron siendo, hasta el día de hoy, los gurúes de la política oficial, gobierne uno u otro partido.
Martínez de Hoz, Alemann, Cavallo, Machinea, López Murphy, son los mismos hombres que desde diversos sitios de gran importancia llevaron adelante los sistemas económicamente opresivos de la dictadura. Hoy es ministro de Economía quien durante la dictadura convirtió los grandes robos de dinero de los financistas ligados al poder en deuda pública.
Dentro de ese sistema ilegítimo por esencia, la corrupción es sólo un dato operativo más. Dictadores militares instalados hasta en las últimas municipalidades del pueblito más pequeño de la Argentina, designaron a sus amigos, familiares, amantes, cófrades y camaradas en los puestos decisivos de la administración pública, violando todas las leyes, desde la Constitución Nacional en adelante. Militares que compraban un campo hacían pavimentar luego los accesos a él con recursos del estado; reconocidos torturadores se fotografiaban con vedettes para salir en revistas de frivolidades con circulación masiva. Niños nacidos de madres secuestradas, violadas y asesinadas eran "regalados" por estos nuevos "barones" a quien a ellos les cayeran en gracia.
Estos monumentales crímenes contra la sociedad y las leyes tuvieron en la Argentina el respaldo y la complicidad de organismos financieros, de inteligencia y del poder empresario perteneciente a las principales potencias "occidentales y cristianas".
El mismo Papa visitó la Argentina en aquella época sangrienta, convalidando así de un modo directo a la Iglesia Católica, institucionalmente cómplice del genocidio, e indirectamente a la dictadura militar.
El inmenso poder de la mentira, el doble discurso, la venalidad se instaló desde entonces de una manera sólida en las instituciones argentinas. ¿Cómo esperar entonces honestidad, en las relaciones de una población que padeció azorada las deshonestidades más atroces desde la más altas funciones públicas, durante tantos años?
La corrupción es un sistema de pensamiento en la Argentina, que ha calado tan hondo, en todos los estamentos sociales, que a nuestro entender únicamente la aplicación de muy drásticas medicinas políticas podrían dar salida a esta situación. De ellas, consideramos las más destacables tres:

1) Un cambio radical en la conducción política del país, fuera de los dos partidos mayoritarios existentes, el radical y el peronista, total e irredimiblemenete infectados por la corrupción.

2) Una política económica absolutamente contraria a la seguida desde 1976 -de apertura total a los mercados financieros-, para emprender una reorganización productiva eficiente de la nación.

3) Fuerte impulso a planes educativos renovados, con el apoyo de un presupuesto preferencial, que restablezcan la confianza de la sociedad en nuevas instituciones, fuertes y sanas.

De otra manera, deberemos aceptar tristemente que nuestro país siga yendo, de parecido modo a otros hermanos de Latinoamérica, como Paraguay, Ecuador y Bolivia, inexorablemente hacia una patética disolución.



NOTAS

1) Secretaría de Inteligencia del Estado.
2) Jefe de la SIDE durante el gobierno de Carlos Menem.
3) Archivos de Mariano Perel. Surmedia (http://www.surmedia.com). Montevideo, 12/03/01.
4) "El doble crimen de Cariló: resultados de una pericia. A Perel y su mujer los durmieron con gas antes de matarlos". Informe de Silvina Heguy, corresponsal en La Plata (desde Dolores). Clarín, Buenos Aires, 6/02/01.
5) Idem anterior.
6) Ramón "Palito" Ortega, actualmente senador, figuró entre los siete principales acusados de haber recibido un gran soborno para votar la ley de Reforma Laboral. Sobreseído como todos los de esa causa, el juez que lo liberó, Liporace, fue separado de su cargo ahora, acusado a su vez de corrupción. La causa fue reabierta a pedido del fiscal y prosigue, aunque con sordina.
7) 3 puntos. "Argentina lava más blanco". Por Gabriel Michi. Buenos Aires, 15/02/01.

Autonomía, Santiago del Estero, 28 de marzo de 2001.