miércoles, junio 29, 2005

Periodismo intrascendente

Por Julio Carreras (h) *

Cada vez el periodismo que se practica tiene menor estatura. Hoy es común hallarse con trabajadores de prensa actuando como redactores, locutores, operadores musicales y hasta animadores pasatistas, en estos engendros empresarios que suelen denominar “multimedios”. Todos resultamos perdedores con estas prácticas brutales impuestas por los dueños de los medios. Ellas envilecen hasta la bestialidad los contenidos presentados por sus cotidianos pergeños.

“No hay nada más viejo que el diario de ayer”, me dijo un jefe de redacción a poco de ingresar al equipo. Había escuchado la frase antes –claro-, pero no lo manifesté por cortesía. “Eso, metételo bien en la cabeza”.

No manifesté mi opinión: necesitaba imperiosamente llevar algo de dinero a casa. Mas pensé que ni loco me iba meter en la cabeza esa estupidez. Solamente alguien muy tonto puede creer que debe adjudicar a su profesión vocacional un carácter tan efímero. Nadie que tenga algún aprecio por sí mismo puede aceptar que los minutos sagrados de su existencia, ofrendados cada día, tratando de aportar lo mejor de sí para los lectores de su diario, o el tiempo que gasta corriendo por tras de una noticia, a veces con riesgo de su vida, tienen un valor tan pasajero.

Alguien muy tonto. O muy astuto. Como aquel jefe de redacción que, habiendo llegado a ese puesto bastante joven, en un pequeño diario sudamericano, pronto saltó a coordinar los asuntos relacionados con la “Libertad de Prensa” en una importante institución internacional. Y de allí a la jefatura de un poderoso diario norteamericano para inmigrantes caribeños, chicanos, centroamericanos.

Por poco que uno conozca al personaje enseguida comprende que no hizo tal carrera debido a sus méritos periodísticos (aunque debemos reconocer que es un técnico eficaz). Su principal agudeza consistió en saber interpretar, a la perfección, qué quieren los empresarios.

Apelar a lo efímero

La primera condición que requieren los empresarios de un periódico es “que sea viejo al día siguiente”. ¿Cómo podría interesarle al comprador obtener uno nuevo si el anterior lo dejó satisfecho?

Mi padre compró un Ford Falcon Futura en 1967. Cuando yo tenía diecisiete años. Aún lo tiene y anda perfectamente. Pero los fabricantes dejaron de hacerlo alrededor de 1978. Era demasiado bueno. Y lo que necesitan los empresarios es vender constantemente: no que la gente adquiera un objeto y les sirva para siempre.

Otras condiciones que exige el capitalista a un diario es que informe lo que conviene a sus intereses y no lo que realmente sucede. Hoy es frecuente que los mismos dueños de un diario lo sean de una cadena de supermercados. Y no se puede publicar en el diario de la empresa, por ejemplo, que los supermercados de la empresa venden alimentos transgénicos. ¿No?

También exigen que mantenga una elevada credibilidad, principalmente en los sectores del poder, para cotizar bien los avisos. Y otras condiciones, siempre en esa dirección: la de su capital.

Mas como lo que aquí importa es analizar lo relacionado con el papel del periodista, dejaremos por ahora esos factores de lado.

Veamos entonces: ¿qué quiere el periodista de su profesión?

Por desgracia: en primer lugar que le dé plata. Esto lo convierte en peón dócil y maleable en manos de astutos inmorales como el mencionado.

Los astutos cumplen entonces con dos objetivos muy útiles para sus amos: desvalorizan el producto periodístico (por lo cual el patrón deberá pagar menos) y minan la autoestima de su autor. Cuestión que lo hace menos levantisco. Pero también menos creativo.

Peón para toda tarea

Los “multimedias”, último negocio de las grandes empresas, en esta línea de “achicar costos” y “optimizar rendimientos”, exprimen pues a los periodistas utilizándolos en muchas funciones, frecuentemente incompatibles o al menos imposibles de efectuar sin daños para otros aspectos de la profesionalidad de su operador.

En estos multimedias que suelen concentrar diarios, radio y TV ha cundido el perverso manejo de los empresarios, por el cual una misma persona tanto puede escribir la nota del diario, como hacer locución, seleccionar las noticias y poner la música, a veces simultáneamente.

De modo consecuente, entonces, esa des-profesionalización perjudica lo que ahora se dio en llamar “contenidos”, reduciéndolos a mensajes huecos, impersonales, mediocres. “...a medida que los conglomerados mediáticos crean sinergias de producción entre sus diferentes soportes, los redactores jefe no sólo pierden el tiempo necesario para el buen tratamiento de la información, sino que sufren una presión que les conduce a escribir de tal manera que su producción se adapta a un denominador común -dice Eric Klinenberg **. Y un poco más adelante: “...lo cual explica que los artículos se parezcan cada vez más a microrreportajes para la pequeña pantalla. Los responsables de la prensa escrita son conscientes de esa pérdida de rumbo; un reciente sondeo indica que más de la mitad de los redactores jefe y de los directores de secciones deploran el carácter cada vez más superficial de las informaciones de la prensa escrita. Y dos tercios admiten que los periódicos prefieren interesarse más en las personalidades que en las cuestiones de fondo”.

El sistema de producción periodística diseminado como un clissé a lo largo y ancho del mundo, amenaza tanto al tipo de información como a la calidad de la investigación que lo ha precedido. Los periodistas, obligados a tener un tema al final de la jornada, se limitan entonces a aquellos que pueden tratar sin esfuerzo. El periodismo de investigación y los temas que exigen una búsqueda exhaustiva y una reflexión más profunda son frecuentemente excluidos de oficio. “En otros términos, el tipo de trabajo por el cual los periódicos tenían una gran reputación es el que publican ahora de manera excepcional”.** Bajo la presión de los gerentes, los redactores jefes utilizan las nuevas tecnologías como un argumento que les permite reafirmar su control jerárquico y con ello reducir un poco más el carácter democrático del trabajo periodístico. El resultado es una disminución de las informaciones serias propuestas al lector.

Un caso típico de este periodismo a ras del suelo, en la Argentina, son los diarios que padece Santiago del Estero.

¿Por qué los periodistas aceptan una situación semejante?

Por una parte, los “cursos de periodismo”, que privilegian una “profesionalización” acelerada, preparan a los profesionales para estas condiciones de trabajo y este tipo de periodismo. Por otra parte, el mercado de trabajo se caracteriza por una concurrencia feroz y los periodistas, raramente sindicados u organizados, son extremadamente vulnerables. Siguiendo con el ejemplo de los diarios santiagueños, durante años estas empresas han mantenido a sus empleados bajo diversas situaciones de inestabilidad laboral. Unos por medio de presiones regimentarias o psicológicas, otro no efectúa a sus periodistas siquiera los aportes previsionales de ley… por lo cual un periodista puede ser dejado sin su empleo… ¡de un día para otro!...

El requisito esencial para obtener un mínimo de continuidad -aunque esta fuera de meses- fue y es no pertenecer al Círculo de la Prensa, sindicato de los periodistas en Santiago. Una vez en el puesto, el periodista ignora con frecuencia el tipo de aptitud que tendrá que desarrollar. ¿Y cómo podrá descubrirlo si tendrá la responsabilidad de tareas tan diferentes como la redacción de artículos, el montaje de reportajes televisivos o radiales y la concepción de vínculos Internet?

Aquellos que entrevén el futuro de su profesión saben que, aunque la capacidad de escribir bien continúa siendo apreciada aquí y allá, se ha convertido en un talento en vías de rápida depreciación. Si han entendido que el periódico de mañana se parecerá cada vez más al que se ve por “la pequeña-pantalla” , emplearán sus energías para conseguir que su página o sección se parezca en lo posible, cada vez más, a la televisión.


*Escritor, periodista. Editor de @DIN (Agencia Digital de Noticias).

**Investigador en la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos. “Los Periodistas para todo del Chicago Tribune”. Publicado en Le Monde Diplomatique, México.

jueves, junio 16, 2005

Revolución Bolivariana

La CIA preocupada: señal de que Latinoamérica avanza

Posted by Hello

Es innegable que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, lidera hoy las fuerzas más progresistas de América Latina y el mundo en oposición al sanguinario modelo imperial de los Estados Unidos. Junto a Fidel Castro, ha logrado constituir el núcleo principal de una corriente revolucionaria, que partiendo de Cuba y Venezuela recorre hoy millones de conciencias en todo el mundo, impulsando nuevas y poderosas organizaciones por doquier.


Por Julio Carreras (h) *


Hasta sus enemigos reconocen que "la táctica principal ha sido innovadora: combinar procesos insurreccionales revolucionarios con rutas electorales de la democracia representativa". Y nuevamente, como ocurrió a lo largo de toda la historia, los escribas a sueldo de los poderosos ven como horrendas herejías los mismos postulados que constituyen la razón de ser para existencias fructíferas, en opinión de los revolucionarios. El declarado objetivo bolivariano de"reemplazar la democracia representativa burguesa, por la democracia participativa que conducirá al socialismo" (peyorativamente dicho por el periodismo opositor) es a todas luces lo que está llevando definitivamente por un camino promisorio a Venezuela.

"Es increíble la forma en que el condicionamiento cultural los ciega (a las clase media-alta y los poderosos de Venezuela) hasta impedirles tener una idea real de su propio país", dice el destacadísimo periodista argentino Luis Bruschtein. "La televisión que ven, las radios que escuchan, los periódicos que leen y las amables conversaciones de sobremesa que sostienen con sus amigos, colegas y compañeros de trabajo crean un microclima que responde a una porción minoritaria de la realidad que, por otra parte, fue la que efectivamente decidió la política en el pasado" (1).

Una política, como se sabe, determinante para que, a pesar de haberse posicionado Venezuela hacia los 70 como uno de los principales proveedores del norte opulento, y haber succionado para sus clases dominantes ganancias extraordinarias, luego de 50 años de esta "democracia" tenga el 70 por ciento de sus pobladores en situación de pobreza. Esta obtusa realidad es la que Chávez vino a corregir ahora, con su democracia participativa. En la cual, por cierto, irrita a los atildados representantes del privilegio la presencia de millones de rústicos ciudadanos, a quienes durante años ellos quisieron ignorar.

"El énfasis revolucionario continental se encuentra hoy en la región andina, pero la Revolución Bolivariana avanza de manera rauda en otros países del Continente" constatan entonces, alarmados, sus periódicos informados por la CIA. Y es verdad. Pero esto no es, para América Latina, un nubarrón ominoso, sino por el contrario, anuncio de nuevas y radiantes auroras para la futura felicidad y libertad de nuestros pueblos, desde hace muchos años ofendidas por dictaduras traidoras a su patria y "democracias" compuestas por sirvientes de los norteamericanos.


La "Internacional Bolivariana"


Se acusa al presidente Chávez de diseñar, junto "con antiguos guerrilleros y algunos militares retirados colombianos" el lanzamiento de una Internacional Bolivariana, que finalmente adoptó el nombre de Congreso Anfictiónico Bolivariano. (2)

Esta "nueva Internacional" habría "comenzado a funcionar" -según estos periodistas "informados"- en Buenos Aires, bajo la responsabilidad de la organización Patria Libre, encabezada por Fernando Bossi, y del Partido Comunista Argentino (sector Athos Fava). Siempre según estos datos provistos por la CIA, "con el acceso de Chávez al poder... la izquierda latinoamericana pasó a tener un punto de referencia continental.

Así, en el IV Congreso Anfictiónico Bolivariano, efectuado en Buenos Aires en noviembre de 2002, se hicieron presentes delegaciones de México, El Salvador, Brasil, Perú, Paraguay, Chile, Cuba y, por supuesto, Venezuela.

Limitándonos a copiar el prolijo registro que los servidores del imperialimo difunden entre sus filas nos enteramos de que:

"Hacia mediados de 2003 Chávez se citó en Buenos Aires con los directivos del Congreso Anfictiónico y los convenció de que había llegado la hora de darle forma a un instrumento de lucha mayor, con reconocidos actores políticos y sociales.

"Durante el mes de agosto se celebró en Caracas la primera reunión de trabajo del Congreso Bolivariano de los Pueblos. Participaron representantes de más de 50 organizaciones. Se encontraban, entre otros, Evo Morales, de Bolivia, Cuauhtemoc Cárdenas, de México, Bruno Maranhao, de Brasil, Héctor Béjar, de Perú, Víctor Hugo Gijón, de Ecuador, Rafael Alegría, de Honduras, Jesús Lancha, de Cuba y José Rigane, de Argentina.

"En octubre de ese mismo año el Movimiento Sin Tierra, de Brasil, propició una reunión donde se constituyó una Secretaría Política Provisoria, integrada por el mismo Movimiento Sin Tierra, los Piqueteros argentinos (Barrios de Pié), el Frente Farabundo Martí, de El Salvador, el MAS de Evo Morales, de Bolivia, el Pachakutik, de Ecuador, los CDR (Comités de Defensa de la Revolución) cubanos y los Círculos Bolivarianos de Venezuela.

"Luego se incorporó el Frente Sandinista de Nicaragua. La Secretaría Política (Secretariado Provisional) fue confirmada un mes después, cuando se efectuó en Caracas el Primer Congreso Bolivariano de los Pueblos. Entre el 2003 y el 2004 se realizaron en Caracas dos reuniones del Congreso Bolivariano de Los Pueblos.

"Unas declaraciones de Fernando Bossi fueron muy claras sobre su finalidad. Según Bossi, se planteó "impulsar la democracia participativa y protagónica contra estas democracias meramente representativas". La lucha contra el ALCA (oponiéndole el ALBA), combatir el bloqueo a Cuba, rechazar el Plan Colombia y el Plan Puebla-Panamá, fueron algunos de los puntos programáticos principales acordados por el Congreso Bolivariano de los Pueblos".

Nos recorre un escalofrío por la espina dorsal, al recordar minuciosas enumeraciones semejantes, que luego, en la Argentina, se convirtieron en mapas para la represión criminal que se lanzaría sobre este pueblo desde la dictadura militar auspiciada por la CIA. Por haber trabajado en diarios liberales, conozco muy bien que aquellos luchadores populares y dirigentes nobles que ofrecen su vida a las causas patrióticas y de los más humildes, son mencionados con sorna o repugnancia insolente por estúpidos periodistas, a veces inconscientes de su patético papel de trapos de piso para los detentadores del poder que sirven.


Espionajes de los escuálidos


Según un informe de El Universal, de Venezuela, "el 2005 será el año de la ofensiva revolucionaria socialista". Sustentan dichas predicciones en un acto efectuado en diciembre de 2004, el II Congreso Bolivariano de los Pueblos, ya que dicho Congreso decidió declarar el 2005 como "Año de la ofensiva y avance de la unidad de los pueblos de América Latina y el Caribe".

Cuenta El Universal que en dicho acto hablaron, entre otros, Luis Delía, presidente de la Federación de Tierras y Vivienda de Argentina, quien anunció que "nos quedan muchos Ayacuchos por delante", Marcia Campos, presidenta de la Federación Democrática de Mujeres, quien leyó la "Proclama de Caracas", y Evo Morales, quien reivindicó la creación de Petroamérica como arma liberadora y recordó que "los vilipendiados por más de 500 años estamos a un paso de tomar el poder y para eso es muy importante crear la conciencia de los pueblos para derrotar la soberbia del imperio. Nuestra lucha cuesta sangre. El instrumento político por la soberanía de los pueblos cuesta sangre".

El acto fue cerrado por Hugo Chávez. Pronunció frases significativas: "Estamos hermanando varias fases de un mismo proceso largo que está tomando impulso". "No importa que avancemos un milímetro en el camino, siempre y cuando sea en la dirección correcta. Tenemos una estrategia y mil tácticas, mil regimientos en ofensiva". "No habrá quien pare este movimiento revolucionario".

Según los periodistas venezolanos amigos de EE.UU., "la estrategia de Chávez siempre ha sido una y única: instalar un proceso revolucionario continental (fase bolivariana) y mundial (nueva etapa socialista del siglo XXI), en el marco de un nuevo poder planetario multipolar". No dejan de recnocer que "la táctica principal ha sido innovadora: combinar procesos insurreccionales revolucionarios con rutas electora les de la democracia representativa".

Consideran, sin embargo que las características del proceso bolivariano, aleja a sus impulsores americanos y mundiales "de las propuestas nacional-reformistas de Lula, Kirchner, Tabaré Vázquez o Lagos". Chávez ha formado alianzas estratégicas (China, Rusia, Irán) y tácticas (España, Francia, Argentina, entre otros) para el proyecto multipolar (continental y mundial). La principal herramienta de negociación utilizada ha sido el petróleo, y en menor medida el gas.

Según estos comentarios, "durante los últimos años siguió las tesis del sociólogo alemán Heinz Dieterich ("Bloque de Poder Regional" con "Eje de Liberación Estratégica" y creación de la OTAS, alianza militar latinoamericana). Dieterich, nos ilustra El Universal, es un "intelectual muy vinculado a los movimientos de izquierda de América Latina". Vuelve a mi mente la caracterización de Bruschtein, ante la soltura de cuerpo con que este escriba ignoto considera que la palabra "izquierda" es ya de por sí anatematizadora. Pero sigamos con sus disquisiciones:

En tal "Eje de Liberación Estratégica" estarían Venezuela, Brasil y Argentina. Luego de las marchas y contramarchas de Kirchner, presionado por la deuda externa argentina, y de Lula, cada vez más inclinado a desarrollar un gobierno de centro, Chávez habría optado por adelantar el proceso revolucionario continental con su aliado estratégico real, Cuba, y con la vanguardia del Congreso Bolivariano de los Pueblos, "tal como lo anunciaba la Proclama de Caracas". El énfasis revolucionario continental, estaría hoy "en la región andina, pero la Revolución Bolivariana avanza de manera rauda en otros países del Continente".


El futuro parece otra vez posible


Con preocupación, los amanuenses de la CIA constatan una cada vez más adversa realidad latinoamericana:

"En Bolivia Eduardo Rodríguez Veltzé recibe la Presidencia en calidad de préstamo, luego de las manifestaciones masivas, con el fin de convocar rápidamente a elecciones.

"En Colombia existe un estado de guerra interno y El Plan Colombia ha fracasado (Rice).

"En Panamá Torrijos soporta una huelga general. Los huelguistas rechazan las reformas que ha decretado al sistema de seguridad social.

"En Argentina los Piqueteros aislaron la capital argentina y otros puntos geográficos a lo largo y ancho del país exigiendo empleo y el aumento de las jubilaciones y pensiones.

"En Brasil todavía no se había retirado el último de los manifestantes del Movimiento Sin Tierra, que había tomado Brasilia para exigirle al Gobierno la aceleración de la reforma agraria, cuando el país se estremeció por nuevas denuncias de corrupción (soborno a parlamentarios aliados) por parte de funcionarios de alto nivel de Lula, quien sigue cayendo en las encuestas.

"Mientras tanto el gobierno de Bolaños se estremece en Nicaragua, acorralado por denuncias de corrupción.

"En lo que resta del 2005 y el 2006 deben realizarse en América Latina 10 elecciones presidenciales y 13 legislativas".

Ecuador, agregamos nosotros, no ha tolerado una nueva traición. Su pueblo movilizado en las calles obligó a echar al presidente que no cumpliera con su mandato, continuando una dignísima modalidad inaugurada por el pueblo argentino a fines de 2001: echar a patadas, desde la movilización popular, a los políticos corruptos y entreguistas.

Deploran -los periodistas venezolanos sirvientes de la CIA- la falta de resultados en la política exterior estadounidense hacia esta región:

...El fracaso de Washington por lograr establecer la "Democracia Preventiva" como variante de la Carta Democrática de la OEA, precisamente en el momento en que Bolivia veía caer otro mandatario por causa de las movilizaciones de calle deja cerrado, para Estados Unidos, el camino institucional hemisférico.

"Ya había fracasado el modelo económico (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, ALCA) propuesto por la Casa Blanca para ser iniciado en enero de 2005. También ha fallado el Plan Colombia-Patriota. Además, se ha caído estrepitosamente el bloqueo a Cuba, integrada en la revolución y en la economía a Venezuela.

"Con las líneas geopolíticas obstaculizadas y la vía institucional (OEA) clausurada, cobran sentido las palabras del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Peter Goss, pronunciadas el 18 de marzo pasado ante el Comité de Servicios Armados del Senado de Estados Unidos. Goss afirmó que el panorama político latinoamericano representa "un potencial foco de inestabilidad" que podía afectar la seguridad nacional de ese país. La tesis de Goss plantea pasar, en algún momento, de la "Democracia Preventiva" de Rice, a la "Guerra Preventiva" de Rumsfeld."

Estas declaraciones públicas de los grupos más perversos de América Latina, subordinados obsecentemente al poder imperial, arrojan estremecedoras amenazas sobre el futuro político de nuestra región. Por una parte, el pasaje de la "democracia preventiva a la guerra preventiva" no es otra cosa (lo sabemos muy bien argentinos y chilenos) que el lanzamiento de las brutales fuerzas represivas, policiales y militares, sobre los mismos pueblos que deberían defender. Cuando no las invasiones abiertas y criminales, como las que debieron soportar hace no mucho Santo Domingo y Panamá. Hacia esto parece apuntar uno de los ominosos anuncios de Condolezza Rice, al dejar inaugurada la XXV Asamblea General de la OEA. “Estados Unidos está trabajando con El Salvador para crear en ese país una academia internacional de oficiales de policía. Este instituto entrenará a oficiales de todo el hemisferio para mejorar la protección de sus ciudadanos y así servirles mejor. Además, abrigamos la posibilidad de trabajar con Perú para expandir el alcance de la academia a Suramérica”, dijo.

Pero por otra parte, tan cavilosos y apocalípticos informes, emanados de ámbitos siniestros, no hacen sino confirmar que otra vez cobran vigencia, para los latinoamericanos, aquellas tan felices palabras de nuestro querido Don Quijote: "ladran, Sancho... señal que cabalgamos".

* Escritor. Coordinador de Solidaridad (Asociación para la defensa de los Trabajadores, los Campesinos, la Naturaleza y el Consumidor).

(1) Revista Lezama. Buenos Aires. "Huracán sobre el petróleo". Informe especial desde Venezuela. Nº 06. Septiembre de 2004.

(2) Diario El Universal, Venezuela.

sábado, junio 11, 2005

El mundo está loco

Escuchen, esto lo escribí dos meses después de los atentados a las Torres Gemelas... ¡Es que cualquier persona sensata podría haberlo escrito, con sólo un poco de información a su alcance!...

Pocas veces como hoy está claro que casi ninguno de los gobiernos del mundo representa los intereses de su pueblo. Se ha formado una casta de opresores, donde confluyen políticos, militares y especuladores millonarios, absolutamente aislados de las vivencias y sentimientos de las personas comunes que subsisten más o menos trabajosamente sobre la Tierra.
Según Stan Goff, militar norteamericano, esta casta internacional es la que ha lanzado sobre la Tierra una campaña de brutal dominación, sin precedentes, con la excusa de los atentados del 11 de septiembre. A estar por sus afirmaciones, existiría una alta probabilidad de que incluso los atentados mismos pudieran tratarse de una operación armada por los servicios de espionaje occidentales, bajo el control de estos nuevos Gengis Kanes anglosajones y germánicos.
Goff no está solo en estos pensamientos. El escritor norteamericano De Venice -asesor de políticos demócratas- tiene la absoluta convicción de que esto es así, e introduce el dato de que agentes iraquíes ahora trabajando para la CIA, con el apoyo de policías alemanes, habrían dinamitado las torres gemelas, para otorgar un fin contundente a la operación concertada. Skolnik, otro investigador norteamericano, expone datos muy importantes para apuntalar esta tesis.
Así las cosas, a los hombres y mujeres de buena voluntad hoy nos queda un solo camino: luchar por la paz y hacer todo lo que a nuestro alcance esté para evitar la consolidación de esta nueva y perversa locura global.

26 de diciembre de 2001