jueves, septiembre 24, 2009

Acerca de la riqueza (de dinero)



"Detrás de toda gran riqueza hay también grandes crímenes" sostenía San Juan Crisóstomo (siglo IV).
Y Proudhon: "la propiedad es un robo".
Cualquier cerebro elementalmente instruido debería deducir fácilmente que resulta absurda la usurpación, para uso particular, de selvas, ríos y montañas. Sin embargo, Silvester Stallone y Ted Turner (entre otros) han cercado solamente para ellos inmensos espacios, con los mejores paisajes naturales en la Patagonia Argentina.
En tanto vemos aquellos enajenamientos como algo perfectamente aceptable. No sólo esto: muchos admiran a los magnates, otorgándoles el carácter de modelos.
La mayor parte de quienes cometen estos despropósitos y también quienes los admiran se consideran "cristianos".  Debe suponerse que sus mentes han bloqueado la frase "es prácticamente imposible que un rico entre al Reino de los Cielos", pronunciada por el Cristo durante su predicación.
En sentido contrario, muchos se asombran, o esbozan una sonrisista perpleja al escucharnos decir: "somos cristianos comunistas". Preguntan: "¿te parece compatible el cristianismo con el comunismo?" ¡A tal punto ha llegado la tergiverzación!...
En realidad, es imposible ser cristiano sin ser, en la práctica cotidiana, comunista... Tal es la única ortodoxia posible, si buscamos fidelidad a las enseñanzas originales y su comunidad modelo: la de María y Pedro.
La apropiación para uso personal o familiar de bienes colectivos, como lo es la Naturaleza, por el contrario, constituye uno de los mayores crímenes, no sólo en perjuicio de los humanos, animales, vegetales y minerales, sino también contra Dios.
Tan es así, que en los Hechos de los Apóstoles se cuenta, ejemplarmente, cuál era el castigo, en la comunidad original fundada por Jesucristo, para quien intentara apropiarse de los bienes considerados colectivos:
"No has actuado contra los humanos, sino contra Dios", admoniza Pedro a Ananías, luego de que este trata de esconder cierta riqueza que había prometido entregar para utilización de todos. "A estas palabras Ananías cayó al suelo y expiró".

Notas

1. Crisóstomo, significaba en griego "Boca de Oro". Se apodó así al santo por su luminosa elocuencia.
2. El libro Qué es la Propiedad, de P. J. Prohudon (1809-1865), fue prácticamente borrado de la memoria colectiva. Yo conseguí una copia scaneada de ese libro, editado a fines del siglo XIX en Valencia. La conservo como un objeto de gran valor.*
3. El pasaje transcripto de los Hechos de los Apóstoles, forma parte del Capítulo 5. La narración completa se despliega entre su primer versículo y el número 11.
4. En dos capítulos -2, 42-47 y 4, 32-37- se describe el comunismo de los cristianos.
* Este libro puede ser descargado desde mi biblioteca virtual: http://www.esnips.com/web/aleph